El Padre Parent sigue sembrando vocaciones hoy

El 17 de mayo es una fecha sumamente especial para todos los Voluntas Dei. Un día como ese del año 2009 nuestro querido Padre Parent partía a la casa del Padre luego de una larga vida de entrega al Señor. Tenía 98 años cuando partió y este año celebramos 9 desde el día de su pascua.


Los Voluntas Dei de Chile y el mundo, animados por el Padre Director General, se reúnen para recordar su testimonio, elevar una oración y celebrar la eucaristía. Algunos en Trois Riviere visitan su tumba en el cementerio de Santa María Magdalena, donde el Padre Parent descansa junto a su Madre y a algunas Oblatas.


En el Distrito de Chile, una celebración muy particular tuvo en Limache, donde un grupo de Matrimonios que están conociendo al Instituto, decidió reunirse por primera vez para recordar al Padre Louis-Marie y dar el inicio a un recorrido de discernimiento. Uno de los participantes, Rodrigo Gadaleta, nos relata su experiencia así:


"El matrimonio es un camino juntos de un hombre y una mujer, en el que el hombre tiene la misión de ayudar a la mujer a ser mejor mujer, y la mujer tiene la misión de ayudar a su marido a ser más hombre. Esta es la misión que tienen entre ustedes. Es la reciprocidad de la diferencia"


Con esta palabras del Papa Francisco, el día 17 de mayo del año en curso, en la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes de Limache, 5 matrimonios Limachinos junto a su Párroco, el Padre Manuel Lizana Lizana, celebraron la Eucaristía con motivo de la celebración de la Pascua del Fundador Padre Louis-Marie Parent, para posteriormente realizar el “I Encuentro Matrimonial IvDei”, encuentro fraterno de matrimonios, cuyo deseo es conocer en profundidad la misión y estilo de Vida de un miembro del Instituto.


En este contexto, el Padre Manuel nos señaló que la presencia de personas casadas en el Instituto, aportan un sello particular en la vida y en el corazón del mundo, interpelando a vivir « la paz y la fraternidad en Jesucristo» a partir de nuestra experiencia de pareja y su vida familiar. Asimismo, nos invitó a practicar la espiritualidad Voluntas Dei en el seno de nuestras familias y así, establecer un clima de armonía, de gozo, de equilibrio, no solamente en los momentos de nuestros encuentros fraternos, sino que irradiar también sutilmente en nuestra sociedad contemporánea para transformarla desde el interior.


Finalizado este encuentro fraterno, entendimos que al ser un miembro casado del Instituto Secular Voluntas Dei, descubrimos un vínculo tangible entre la aceptación de la voluntad de Dios, que nos dictan nuestros compromisos y el SÍ permanente de la Virgen de la Anunciación.





Destacados
Más Noticias