La Iglesia celebra la beatificación de los 17 mártires de Laos


Vientián (Martes, 13-12-2016) El Card. Orlando Quevedo, Arzobispo de Cotabato, Filipinas, enviado especial del Papa Francisco, presidió la Eucaristía de beatificación de los 17 mártires de Laos en la Catedral del Sagrado Corazón de Vientián el pasado domingo 11 de diciembre. Dos cardenales, Obispos y un gran número de sacerdotes concelebraron la Eucaristía que marca un hecho histórico para la minoritaria comunidad católica de Laos, que equivale apenas a un 1% de la población.


La homilía del Card. Quevedo se inspiró en las palabras del Papa Francisco pronunciadas durante el Ángelus de ayer, afirmando que los 17 mártires son héroes de la fe y que sus historias deben ser conocidas por las jóvenes generaciones. El Card. invitó a todos los cristianos a celebrar la fiesta litúrgica de los mártires el 16 de diciembre.


Los 17 testigos de la fe fueron asesinados en Laos entre 1954 y 1970 por los milicianos comunistas del Pathet Lao. De ellos, seis son de nacionalidad laosiana, mientras 10 son misioneros de las Missions Etrangéres de París y de la Congregación de los Oblatos Misionersos de María Inmaculada (OMI).


Dentro del grupo de mártires se encuentra Luc Sy, loasiano, catequista y miembro asociado Voluntas Dei, que con “su heroica fidelidad a Cristo es un ejemplo de misionero, en especial para los catequistas, que en tierras de misión realizan un valioso e irremplazable trabajo apostólico, por el que toda la Iglesia está agradecida”, así lo afirmo el Papa Francisco.


Se trataría de un importante acontecimiento para la Iglesia Loasiana, así lo señalo meses anteriores Su Exc. Mons. Louis-Marie Ling I.V.Dei, Vicario Apostólico de Paksé: “Se trata de un momento histórico para nuestra iglesia, un verdadero año de gracia”


La alegría de este acontecimiento nos invita a mirar nuestra consagración, nuestra entrega como sal de la tierra y luz del mundo. Como Voluntas Dei, Luc Sy fue luz, no fue una lámpara escondida en un cajón, su luz brillo por Cristo, por su amor, hasta el extremo del martirio. Que su ejemplo nos ayude a revisar toda nuestra consagración, nuestro bautismo.


¡Que los mártires de Laos y nuestro querido Luc Sy, rueguen por nosotros!


Con información de AsiaNews; Gaudiumpress; Agencia Fides.

Fotos: Églises D´Asie (EDA)



Destacados
Más Noticias