Louis Marie Parent, 106 años.



El segundo día de la X Asamblea de General (AG2016) es muy significativo. Hoy 12 de julio celebramos un año más del natalicio de nuestro fundador, el Padre Louis Marie Parent, o.m.i.


Esta mañana, los miembros de la AG2016 han tenido la oportunidad de compartir una eucaristía presidida por Monseñor Louis Marie Ling, i.v.Dei, Obispo del Vicariato Apostólico de Paksé y presidente de la Conferencia Episcopal de Laos y Camboya, quién conoció de cerca al Padre Parent en su tiempo de formación en Canadá.


La eucaristía celebrada en Ingles, y concelebrada por sacerdotes del Distrito de EE.UU. y la Región de Cuba, fue un momento para recordar a nuestro fundador y reavivar en nosotros la llama de su espíritu, especialmente, sus enseñanzas sobre la presencia de Dios.


En su homilía, Monseñor Ling agradeció a Dios la oportunidad de celebrar juntos el 106° aniversario de nuestro fundador, querido y santo. En sus palabras recordó las tres familias espirituales fundadas por el Padre Parent, y la dimensión trina que posee el Instituto Voluntas Dei, la cual, se manifiesta sobre todo en la espiritualidad de los 5-5-5.


Esta espiritualidad, todo lo que el Padre Louis dijo y enseñó, fue algo que él vivió y practicó diariamente. Monseñor Ling, recordó un diálogo con el Padre Parent, cuando le dijo: “Padre, la presencia de Dios en cualquier momento del día parece volverse pequeña. A esto, el Padre Parent contestó: Petit Louis (pequeño Luis, como le llamaba cariñosamente), eso no importa… pero trata de ponerlo en práctica de todos modos, y verás. Eso fue en 1964”.


Esta enseñanza sería más que una anécdota. Así interpeló Monseñor Ling a los miembros: “Veinte años más tarde, de 1984 a 1987, cuando estuve en la cárcel, entendí y me di cuenta de la necesidad de practicar la presencia de Dios en cualquier momento del día. Esta es una práctica fundamental para mí, no es sólo una práctica importante, es una práctica de vital importancia para aceptar la Voluntad de Dios. Este es el misterio de la práctica de la presencia de Dios en cualquier momento del día.


¿Quién me salvó la vida, quién me salvó de la depresión, el desánimo y la desesperación? Entendí que mi encarcelamiento era una gracia especialmente necesaria, un don del amor de Cristo para purificar mi fe y fortalecerme. Así que mi prisión se convirtió en mi apostolado. Me di cuenta entonces, de que estos prisioneros necesitaban, inconscientemente, la presencia de un sacerdote católico; y era mi deber estar con ellos, compartir sus dolores, sus miserias y también sus esperanzas de un día mejor, ese era el momento presente…. Así que la prisión se ha convertido para mí, en un campo de apostolado especial, deseado por Dios. La prisión se convirtió para mí en el nuevo noviciado, una casa de formación espiritual de los 5-5-5, que son los tres pilares de la espiritualidad Voluntas Dei.


Al terminar estas palabras, pidió a todos orar para ser capaces de poner en práctica la presencia de Dios, tal y como el Padre Parent nos enseñó.


Cabe recordar que Monseñor Ling es el único obispo perteneciente al Instituto, y posee en su diócesis unos 15.000 fieles y siete sacerdotes. Entre ellos, se encuentra el Padre Thomas i.v.Dei, quién acompaña a Monseñor Ling desde Laos, un país donde los cristianos son minorías y la situación política dificulta el trabajo apostólico y la libertad religiosa.


Laos es uno de los países donde se unieron los primeros matrimonios al Instituto. Allí, las dificultades políticas cobraron la vida de varios misioneros y catequistas entre 1954 y 1970. Entre los 15 mártires se encuentra Luc Sy, catequista natural de Laos y miembro del Instituto Voluntas Dei, quién fue martirizado en la última oleada de persecuciones en 1970. Todos ellos se encuentran en proceso de canonización.



Destacados