Marzo: El Santo Padre




Luego de su visita a Roma, el Padre James Dunstan nos cuenta su experiencia con el Santo Padre, y el desafío que su figura nos comporta como consagrados y consagradas en medio del mundo.


Recuerda para nosotros las palabras del Santo Padre en la clausura del Año de la vida consagrada:

« No hay humildad y no hay santidad sin pasar a través de la vía de la humillación. La humildad no puede llegar a un corazón sino a través de las humillaciones: no hay humildad sin humillaciones. Y si tú no eres capaz de soportar una humillación en tu vida, no eres humilde. La única vía para la humildad es la humillación. Por tanto, el objetivo de la santidad que Dios ofrece a sus hijos, que ofrece a la Iglesia, viene a través de la humillación de su Hijo que se deja insultar, que se dejar crucificar, injustamente. Y este Hijo de Dios que se humilla, es la ruta de la santidad: por tu actitud, tú profetizas esta humillación de Jesús ».

Sus palabras son aliento espiritual para este mes tan importante, donde celebramos el misterio de la muerte y resurrección del Señor. Precisamente, para este mes nos regala como pensamiento, unas palabras del Padre Parent:


Si el mundo está tan enfermo hoy, es porque hay mucha gente para discutir todo y no bastante para ejecutar en la humildad lo que está mandado.

(L.-M. Parent, o.m.i.)

Para leer completa la carta del mes haz clic aquí.


Destacados