Los miembros del Instituto, reconocen en María Inmaculada su madre y educadora en la fe y la misión apostólica. Ven en ella, cuya vida no fue sino un asentimiento a la voluntad de Dios, su modelo acabado.

Constituciones, 4